Saltar al contenido
Fajas Colombianas Originales

Fajas Reductoras

Las Fajas Reductoras vienen en variados y hermosos diseños. No es un secreto que todas las mujeres quisiéramos tener una figura reloj de arena, una cintura marcada y curvas prominentes que dejen deslumbrados a todos, sin embargo, no a todas se nos da muy bien la genética y la herencia. Como siempre dicen, comencemos con voluntad, dieta, ejercicio y… adoptemos el pequeño secreto de las fajas reductoras. Hoy en día, remarcar las curvas naturales de tu cuerpo es mucho más sencillo gracias a la existencia de gran variedad de fajas reductoras de cintura y abdomen, las cuales son perfectamente adaptables a las necesidades y objetivos de cada mujer.

Cada vez se va popularizando más y más el uso de fajas reductoras de cintura en todo el mundo, inclusive, muchas celebridades famosas con cuerpazos envidiables se han dejado ver usando estas fajas. Inmediatamente al colocarse una faja reductora las mujeres pueden ver los resultados instantáneamente, lucirán una figura más atractiva y este cambio puede mantenerse a largo plazo si se adopta una rutina de vida saludable. Los tres requisitos para el cuerpazo que deseas son dieta, ejercicio y una buena faja reductora.

Un ejemplo de faja reductora de uso  diario es la faja Salome 0315-1, confeccionada con el sistema powernet para lograr una compresión integral gracias a sus broches internos que facilitan el ajuste, y también tiene un cierre plano imperceptible.

Esta faja incorpora 9 varillas verticales que además mejoran la postura y proporcionan soporte, es una gran opción para usar debajo de tu ropa, ya que realzará tu figura y mejorará tu postura al tiempo que reducirás medidas.

Por otro lado, si solo piensas llevar tu faja reductora cuando hagas ejercicio tu opción debe ser una faja para abdomen y cintura deportiva.

Este tipo de fajas poseen mayor flexibilidad  para que puedas usarlas con comodidad durante tus rutinas de entrenamiento y ejercicio. Puedes sudar con ella, estirarte, doblarte, y mucho más sin temor a dañarla, ya que son muy resistentes y su precio es más económico que el de las fajas reductoras de uso diario. Otro beneficio es que también ayudan a aumentar la temperatura corporal de la zona del abdomen y la cintura para que durante la actividad física sea más sencillo el quemar grasa y reducir medidas. Ejemplos de las fajas reductoras deportivas tenemos la faja Ann Chery 2021 y la faja Laty Rose 1042.

Otro estilo de fajas reductoras son los chalecos. Se fabrican a partir de microlatex, y su objetivo es brindar un soporte adicional al busto así como mayor cobertura en el área de la espalda con lo que podrás moldear y ocultar los excesos de grasa en estas áreas. Para mayor comodidad durante su uso tienen una cobertura interna de algodón que es amable con tu piel. En este tipo de faja reductora encontramos el chaleco Diane & Geordi 2397, indicado para alta compresión en abdomen y espalda, puedes usarlo bajo un vestido de escote pronunciado ya que esta faja realzará tu busto y mejorará tu porte.

¡Qué estás esperando! Visita ahora mismo nuestro catálogo en línea y selecciona alguna de nuestras Fajas Colombianas reductora ideales para tus necesidades.

¿Qué es una faja reductora?

Hoy en día, remarcar las curvas naturales de tu cuerpo es mucho más sencillo gracias a la existencia de gran variedad de fajas reductoras de cintura y abdomen, las cuales son perfectamente adaptables a las necesidades y objetivos de cada mujer.

Las fajas reductoras de cintura permiten lucir instantáneamente una figura más atractiva, pero para mantener este cambio a largo plazo se debe adoptar una rutina de vida saludable. Los tres requisitos para el cuerpazo son dieta, ejercicio y fajas colombianas reductoras.

¿Cómo actúa una faja reductora?

El mecanismo por el que actúan estas fajas para reducir las medidas de tu cintura consiste en un entrenamiento de la zona de la cintura de forma regular con el uso de las fajas reductoras, tiene un efecto de moldeo sobre la zona del abdomen que con el uso continuado reduce a largo plazo, la talla natural de tu cintura y de esta manera acentúa tus curvas.

Se ha evidenciado y demostrado que la compresión constante en la zona de la cintura contribuye a reducir la talla natural de la cintura mientras sea un entrenamiento que se prolongue en el tiempo, tal cual como lo hacían las mujeres en épocas anteriores utilizando el corset antecesor a la faja. Esta técnica se llama entrenamiento de cintura.

¿Cómo usar una faja reductora?

Para saber cómo usar correctamente una faja reductora debes plantearte claramente tus objetivos. ¿Para qué quieres usar una faja reductora? Puede ser que quieras una faja que remarque tu cintura solo en tus momentos de ejercicio, como puede ser que necesites una faja reductora para vestir mientras llevas a cabo tus actividades rutinarias, o que solo quieras una faja reductora que destaque tu silueta bajo ese vestido elegante en una noche especial.

Una vez que has identificado tus objetivos procede entonces a escoger entre los tipos de fajas reductoras de cintura que se adaptarán a tus necesidades específicas.

Si lo que necesitas es una faja para llevarla a todas partes contigo bien sea la oficina, la casa o en cualquier parte, la opción para ti es la faja reductora de uso diario.

Con ésta obtendrás compresión en el abdomen y en la cintura sin comprometer la comodidad y la libertad de movimiento que debes tener para cumplir con todas tus actividades. Puedes buscar además que sea también una faja invisible, de las que puedes llevar bajo la ropa. Estas fajas resultan mucho más cómodas que los corset, reducen medidas y también permiten que tu piel respire.

Por otro lado, si solo piensas llevar tu faja reductora cuando hagas ejercicio tu opción debe ser una faja para abdomen y cintura deportiva. Este tipo de fajas poseen mayor flexibilidad  para que puedas usarlas con comodidad durante tus rutinas de entrenamiento y ejercicio.

Puedes sudar con ella, estirarte, doblarte, y mucho más sin temor a dañarla, ya que son muy resistentes y su precio es más económico que el de las fajas reductoras de uso diario. Otro beneficio es que también ayudan a aumentar la temperatura corporal de la zona del abdomen y la cintura para que durante la actividad física sea más sencillo el quemar grasa y reducir medidas.

En otras palabras, el uso de la faja reductora va a depender de las necesidades que tengas.

¿Cuánto tiempo usar una faja reductora?

Es una de las preguntas más importantes que debemos hacernos al comenzar a usar las fajas reductoras. En vista de que las fajas reductoras actúan por un método de entrenamiento progresivo de las formas moldeables de nuestro cuerpo como lo es la cintura, hay que respetar el hecho de que este cambio se va a observar gradualmente, es decir, a largo plazo con el uso continuo de estas fajas.

El vestir fajas reductoras debe ser una costumbre prudente y moderada, de esta manera el cuerpo paso a paso se acostumbrara a la rutina de la presión abdominal y a nivel de la cintura, sin forzarlo, con lo que realmente se va a conseguir el éxito a la hora de reducir medidas y acentuar las curvas.

Lo más apropiado y recomendado es empezar con la faja reductora de cintura por un par de horas al día durante una o dos semanas, e ir aumentando las horas de uso ya la frecuencia paulatina y progresivamente cada semana.

Es un error utilizarla sin esta precaución, pues el cuerpo no está acostumbrado a sentir esta presión que se le impone cuando comienza el uso de la faja reductora, lo que puede llevar a hinchazón de las extremidades, problemas en la piel como las estrías, e inclusive hasta desmayos por dificultad para respirar  debido a la presión ejercida por la faja sobre la zona toracoabdominal.

Por eso, sin ninguna prisa, el marcar la cintura con la faja reductora será un entrenamiento gradual que debe combinarse con la buena alimentación y con el ejercicio apropiado para lograr cambios permanentes más rápidos.

Algunos consejos sobre el uso de fajas reductoras

El antecedente de la moderna y actual faja reductora es el corsé, una prenda utilizada por las mujeres desde tiempos de la antigua Grecia y en muchas otras sociedades, que ofrecía una mejora notable en la estética femenina al realzar el busto y afinar la cintura. El corsé se hizo popular en Europa durante el siglo XVII, luego llegó a las Américas, siendo una prenda destacada entre las mujeres de la alta sociedad.

Alrededor de los años 20, la idea del corsé fue reemplazada por el surgimiento de las primeras fajas reductoras, una nueva prenda con fines estéticos que representaba muchas ventajas al ser confeccionadas con materiales más flexibles, cómodos, continuando con la tarea estética en la silueta femenina. En los días actuales, prácticamente se puede encontrar una faja en cualquier armario femenino, desde famosas reconocidas hasta amas de casa del vecindario popular, por ello es muy importante conocer las ventajas de la faja reductora y algunos consejos para su uso adecuado.

Las fajas reductoras actuales se presentan en muchas variedades, se recomiendan las que son confeccionadas sin costuras, puesto que permiten un ajuste más natural sobre la silueta del cuerpo y no dejan marcas que puedan notarse bajo la ropa. Algunas fajas de alta tecnología incorporan materiales que liberan principios activos beneficiosos para la piel, como vitamina E, Aloe Vera, con fin hidratante y anti-celulitis.

Cuando una dama está por adquirir una faja reductora, debe llevar en consideración algunos aspectos. En primer lugar, la talla es muy importante. Las fajas reductoras vienen en tallas de la S a la XXL, debe escogerse la talla propia de la mujer, será la que se amolde al cuerpo sin comprimir en exceso ni dejar escapar líneas de más. En relación al material, depende mucho del uso de la faja, se prefieren los tejidos de algodón si la piel es alérgica, o las fallas de compresión si se va a usar en un postoperatorio.

El uso regular de la faja, sumado a una dieta sana y a ejercicio físico, puede ayudar a perder hasta dos tallas. Sin embargo, la pérdida de peso y la mejora en la figura solo se mantendrá con el estilo de vida sano y adecuado.

¿Qué tan efectiva es una faja reductora?

Una faja reductora puede ser tan efectiva como la usuaria lo quiera, porque esta prenda de vestir no va a actuar por sí sola para adelgazar.

La faja reductora lo que sí puede hacer es ejercer una compresión constante en la zona de la cintura, con lo cual se ha demostrado que contribuye a reducir la talla natural de la cintura mientras sea un entrenamiento que se prolongue en el tiempo. Sin embargo, lo ideal es combinar el uso de la faja con la rutina de ejercicios adecuada y cuidar de la alimentación para realmente aprovechar el entrenamiento de cintura que ofrece la faja reductora.

De modo que el uso progresivo, continuo y aumentado de la faja reductora realmente remarcará la curva de la cintura femenina, siempre y cuando el estilo de vida de la usuaria sea saludable y este acompañado de ejercicio y buena alimentación.

Por sí sola la faja acentuará la cintura pero no reducirá medidas ni eliminara excesos de tejido adiposo, es decir, no te hará adelgazar.