Saltar al contenido
Fajas Colombianas Originales

Fajas lumbares | Faja Lumbar

Las fajas lumbares también se conocen como órtesis lumbares, cuando son diseñadas con fines terapéuticos y en materiales especiales. Estás se indican en casos específicos, tales como:

Faja Lumbar
  • Problemas de la zona lumbar (lumbalgias en fase aguda, es decir, en los primeros días)

  • En casos de dolencias crónicas cuando se realizan entrenamientos o ejercicios para la zona lumbar (para ofrecer soporte y apoyo)

  • Algunos casos de actividades intensas en personas que no tienen entrenamiento (para mantener la postura y proteger la zona lumbar)

  • En los deportistas que practican levantamiento de pesas (halterofilia) o algún deporte similar, con una función protectora sobre los músculos lumbares y abdominales

En estas situaciones, el uso de las fajas lumbares aporta beneficios que mejoran la calidad de vida y las posibilidades de trabajo y movimiento de la persona:

  • Apoyan los movimientos, con la sujeción externa en la zona lumbar, se consigue protección y soporte

  • Aumenta la temperatura en la zona estimulando la circulación sanguínea

  • Distribuye las fuerzas de trabajo en la musculatura lumbar y ayuda a su contracción y relajación uniforme

  • Evita los espasmos musculares y los episodios de dolor.

Las fajas lumbares son parte del equipo de protección de los músculos de esta zona, más no actúan como tratamiento de las lesiones o del dolor. En caso de sufrir alguna enfermedad de la columna debe consultarse al especialista para definir el plan de tratamiento y si es recomendado el uso de fajas lumbares.

Cuando no es necesario usar una faja lumbar

De acuerdo con la opinión de expertos en fisioterapia, la faja lumbar no es recomendable para todos, así como no se debe usar todo el tiempo.

Personas sanas, que no experimentan molestias lumbares, ni alteraciones en la columna o en la postura corporal, no necesitan utilizar una faja de este tipo. Pese a la creencia de que la faja corrige y mantiene la postura, en las personas que son sanas, lo ideal es que sus propios músculos dorsales trabajen para cuidar de la postura, así mantienen su fuerza y mejoran el tono muscular.

De igual manera, una faja lumbar no es una prenda de uso constante, puesto que en lugar de traer beneficios, puede favorecer lesiones. Una faja lumbar no es un dispositivo de fuerza que te permite levantar más peso del que eres capaz, al contrario, es apenas un apoyo en zonas claves al momento de realizar algunos entrenamientos, y para personas con dolencias previas en la columna.

Por otro lado, la compresión de la faja lumbar, especialmente por largos períodos de tiempo, puede ocasionar en personas susceptibles, con problemas cardiovasculares y de circulación, hinchazón en las piernas, varices, hemorroides y hasta hernias inguinales, especialmente cuando se abusa del peso a levantar usando estas fajas.

También te puede interesar:

Fajas para Ejercicios